Artículos

17/03/2017

Desarme ciudadano contra la criminalidad. Una total falacia.

Por: Raúl Eduardo Molina

Con cierta frecuencia, surgen voces gubernamentales que claman por el desarme ciudadano para combatir la criminalidad.  Esta es  una costumbre que sobrepasa administraciones  y que se ha implementado parcialmente, a través de una prohibición a la importación de armas que tiene más de 6 años de vigencia y que ha conducido a la situación en que un ciudadano que desee adquirir armas para fines lícitos, no puede hacerlo, pues no hay inventario de tales artículos en las tiendas especializadas.
    
El más reciente llamado al desarme ciudadano, proviene de un funcionario que redactó un borrador de ley de desarme, que pretende imponer penas de cárcel de 15 años a personas que no entreguen sus armas registradas al estado, con lo que se crea un delito sin víctimas. Resulta curioso que el  proponente,  quien por su cargo tiene escolta armada pagada con fondos públicos, pretenda el desarme de los ciudadanos y su absoluta indefensión ante un posible ataque de criminales.  Ello puede ser considerado como otro ejercicio de demagogia e hipocresía al cual nos tiene acostumbrada nuestra clase política.      
    
Desde hace más de 10 años, el suscrito ha solicitado al Ministerio de Gobierno y Justicia y al de  Seguridad Pública, a partir de su creación en 2010, que  indiquen mediante estadísticas, qué porcentaje de los delitos violentos han sido cometidos por ciudadanos portadores legales de armas de fuego y simplemente no llevan esa estadística,  pese a que hay un registro de los portadores legales de armas de fuego, así como también un registro de los antecedentes penales de todos los ciudadanos de este país, por lo que bastaría el cruce de ambas bases de datos para obtener la información.  Esa negativa a llevar o presentar  la estadística solicitada, es evidencia de que dicha información es estadísticamente irrelevante.  
    
La prohibición de importación de armas vigente en Panamá, ha impedido inversiones cuantiosas de empresas internacionales que pretendían establecerse en nuestro país para brindar servicios de seguridad y/o transporte blindado de valores, porque no existen las armas necesarias para brindar ese servicio con el mínimo de seguridad que exigen los estándares de la industria.
    
Esa errada política pública, contrasta con varios estudios científicos realizados en otras latitudes, que demuestran la no correlación entre posesión legal de armas de fuego por los ciudadanos y la criminalidad violenta.  Lo que llama la atención, es que prácticamente todos los países que prohíben el porte de armas de fuego a sus ciudadanos o lo hacen tan restrictivo que deviene en una prohibición para práctica, experimentan un aumento de los niveles de violencia y criminalidad a partir de dicha prohibición.  

El caso de Venezuela, donde Chávez dijo que los ciudadanos no necesitaban armas en 2002, el de Brasil, donde Lula prohibió el porte durante su gobierno, o el caso británico, donde a partir de su prohibición en 1997 ha aumentado la incidencia de violencia y homicidios (incluso con armas de fuego), denota claramente que esa prohibición solo alcanza a los ciudadanos cumplidores de la ley y no así a los delincuentes; estos casos contrastan con otro país como USA, el país con más ciudadanos armados en el mundo y tiene una tasa de homicidios más baja que todos los países de Latinoamérica,  o Suiza, el país con la segunda tasa más alta de ciudadanos armados en todo el mundo, donde incluso el estado entrega armas de guerra y municiones a los ciudadanos al terminar la instrucción en las milicias y tiene la más baja tasa de criminalidad del mundo occidental.

Si queremos lograr una disminución de los niveles de violencia y criminalidad en  Panamá, dejemos de buscar la fiebre en las sábanas y dediquemos los esfuerzos a atacar el problema.  

Cuando un Estado, un gobierno, desarma por ley a los ciudadanos, transmite el mensaje inequívoco de que no confía en sus ciudadanos y viendo los antecedentes históricos del siglo XX, donde todos los genocidios (el armenio por los turcos, el genocidio de los nazis, el Holodomor de Stalin, los millones de muertos de Mao, la Cambodia de Pol Pot y los casos de represión totalitaria contra la disidencia política realizados por la Cuba Castrista y la Venezuela de Chávez-Maduro), han sido precedidos por el desarme ciudadano, por lo que por sentido común e instinto de  supervivencia, los ciudadanos deberemos desconfiar firmemente de ese gobierno.

El autor es amigo de la Fundación Libertad


  Bookmark and Share

ARTICULOS